No soy economista, soy comunista II. José Juan del Valle Ramírez.

En esta entrada vamos a intentar demostrar algunas incongruencias del análisis economicista que se nos presenta como crítico frente al modelo hegemónico neoliberal. En el articulo publicado en la página de Democracia Real Ya (DRY) titulado “¿Ha aumentado la globalización la desigualdad entre ricos y pobres? La respuesta es que si”, se plantea el efecto que tiene la desigualdad social en nuestras sociedades a partir de los mismos sesgos econométricos que utiliza la ideología que pretende rebatir. Ya de entrada en la primera línea del articulo deja claro cual es el indicador preferente para el análisis cuando señala “La cuestión de las disparidades del nivel de ingreso entre individuos es un asunto que nos interesa mucho a los economistas”, es decir, deja claro cual será el principal indicador de referencia para su tesis, el ingreso per capita o renta PIB per capita. Hay que dejar claro que no es la intención de este comentario negar el efecto negativo de la globalización neoliberal y el consiguiente aumento de la desigualdad social, sino mostrar como para rebatir las tesis neoliberales se utilizan los mismos argumentos que sirven de base precisamente a las tesis neoliberales.

Sin entrar en muchos detalles sobre Economía Política y especialmente desde el modelo Neoclásico, la CienciaEconómica se presenta como separada de cualquier otro parámetro social, es decir, la política, la cultura, y la historia.  En definitiva, asume la CienciaEconómica que es posible establecer estándares de medidas que pueden aplicarse a cualquier contexto. Obviamente este planteamiento no tiene ningún sentido, sin embargo la CienciaEconómica, tanto desde la escuela neoclásica como desde otras posiciones críticas insisten en el uso de indicadores cuantitativos para sus valoraciones. El indicador de ingresos ya ha sido ampliamente rebatido como ineficaz para evaluar la desigualdad social a nivel global y se ha optado por considerar además el acceso a ciertos bienes públicos como la educación o la sanidad, que en muchos casos tampoco sirven para evaluar la situación concreta de las personas. Es decir, la situación de miles de millones de personas en el mundo no se puede medir en términos cuantitativos o econométricos por la sencilla razón de que no existen datos con los que poder hacer comparaciones.

Es realmente absurdo tener en cuenta los índices de globalización que nos presenta este artículo como fundamento de una objetividad incuestionable y como no es la intención extendernos demasiado, nos limitaremos a exponer la tesis fundamental contra la CienciaEconómica con un ejemplo. Imaginemos una familia o comunidad que vive en el campo en una economia de autosuficiencia, es decir, no disponen de ingresos monetarios, sino que su economía se basa en consumir lo que producen, sea cultivando la tierra o con la cría de animales. Pues bien, esta familia o comunidad, segúnla Economía Neoclásica y nuestros amigos de economía crítica, son pobres porque no tienen ingresos, es decir, cuentan igual que una persona que vive en una gran ciudad industrializada que no dispone de ningún ingreso. Obviamente son dos circunstancias bien distintas, pero parala Ciencia Económica son lo mismo. Pero además se da una curiosa paradoja, si tenemos en cuenta el acceso a ciertos bienes industriales tomados como indicadores de referencia o índices, es muy probable que la persona sin ingresos de la ciudad industrializada tenga más facilidad de acceso a radio, televisión, teléfonos móviles o que incluso practicando la mendicidad tenga mayores ingresos que nuestra familia o comunidad campesina de economía de autosuficiencia. Por tanto los parámetros de desigualdad están sesgados.

Enlace al artículo de la página de Economia de DRY.

http://economia.democraciarealya.es/2012/03/11/%C2%BFha-aumentado-la-globalizacion-el-nivel-de-desigualdad-entre-ricos-y-pobres-la-respuesta-es-que-si/

Anuncios

4 Respuestas a “No soy economista, soy comunista II. José Juan del Valle Ramírez.

  1. Creo que no leíste el comentario, no usan el indicador de ingresos sino la dispersión del ingreso. Por otro lado se agradece que alguien de números y no blablablá

  2. Salud a tod@s.

    Hola Don Molón, lo mismo da que da lo mismo. La dispersión del ingreso es un dato estadístico que se obtiene a partir de los ingresos, que es lo mismo que decir que se toman los ingresos como indicador. Los datos cuantitativos, especialmente el indicador de renta, sirve a la ideologia neoliberal y a la Ciencia Económica (neoclásica) para demostrar la necesidad del crecimiento económico como solución a la desigualdad social. Es decir, para la Ciencia Económica neoclásica donde hay mayor crecimiento económico hay menos desigualdad si se toman como indicador los ingresos.

    Creo que los argumentos que he aportado son suficientes para demostrarlo, de todas formas si te queda alguna duda, no tengo inconveniente en responderte..

    Saludos.

  3. Pues no señor, la dispersión de ingresos justamente es un dato poco utilizado por la ideología neoliberal porque hace referencia a un aspecto que el PIB no computa y es el de la distribución de la renta. Es falso decir que donde hay más crecimiento hay menos desigualdad y precisamente eso es lo que viene a rebatir el artículo al que haces referencia. Precisamente en eso se basa el índice de Gini en darnos el nivel de desigualdad de las rentas de un país independientemente de lo grande o pequeño que sea su PIB. Sinceramente, creo que no has hecho una lectura acertada del mismo.

    Evidentemente que los ingresos en términos monetarios no lo pueden medir todo como señalas. Pero como el uso del dinero, como herramienta de intercambio de bienes es, hoy por hoy, un estándar mundial a falta de que se invente algo mejor pues el cálculo de dicho índice refleja bastante bien el nivel de desigualdad de un país.

  4. Salud a tod@s.

    Efectivamente los ingresos en terminos monetarios, no nos pueden informar de la desigual social a nivel global, porque no se disponen de datos con los que poder hacer comparaciones. Cuando digo que no se tienen datos con los que hacer comparaciones, no me refiero a datos sobre ingresos, sino al valor del trabajo en una economia de autosuficiencia, en la que habría que considerar tambien el valor de los recursos naturales, la tierra, el agua, los bosques, etc. algo que es imposible de cuantificar.

    Gran parte de la población mundial no dispone de ingresos, porque depende exclusivamente del acceso a ciertos recursos naturales para poder vivir, por tanto su problema no se resuelve aumentando sus ingresos un dolar o dos, porque no podrían comprar practicamente nada con ese dinero. Sin embargo para la Economia Neoclasica, si se aumentan los ingresos de estas personas en un dolar o dos (crecimiento económico), se estaría disminuyendo la desigualdad social, porque habrían aumentado sus ingresos.

    Cuando la Economía Crítica considera los ingresos como indicador de la desigualdad social asume los sesgos que que introduce la Economia Neoclásica en sus calculos econométricos, porque el problema de millones de personas en el mundo no se resuelve aumentando sus ingresos, sino permitiéndoles el acceso a los recursos naturales. Como el valor del trabajo en una economia de autosuficiencia no se puede cuantificar, no se tienen en cuenta en los calculos econométricos porque se desconoce su valor de cambio (precio) y por tanto imposible de medir por el indice de Gini.

    Es decir, los calculos económetricos que utiliza la Ciencia Económica (neoclásica) están sesgados y no nos informan de la realidad socioeconómica global en la que gran parte de la población no depende tanto de los ingresos como del acceso a los recursos naturales. Por tanto la Crítica Económica tiene que partir de este hecho, de la imposibilidad de medir la desigualdad social global a partir de indicadores cuantitativos porque contienen graves sesgos.

    Ahora bien y como dejo claro en mi comentario, esto no quiere decir que no se admitan los calculos ecoómetricos o se nieguen los resultados que se puedan obtener de estos, sino simplemente advertir del sesgo que contiene este tipo de mediciones cuando se aplican a nivel global. ¿Donde pueden servir los calculos econométricos? Pues es sociedades muy industrializadas donde la mayor parte de la población depende del mercado de trabajo y de bienes de consumo. En el resto del mundo a falta de datos las valoraciones sobre la desigualdad social tendrá que realizarse en relación a las posibilidades de acceso a los recursos naturales, que obviamente no es posible evaluar por el metodo cuantitativo.

    No se si he respondido a tus dudas, en cualquier caso será un placer continuar intercambiando impresiones.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s